Mantener estable la temperatura y humedad tiene un impacto positivo para nuestra salud

Una buena climatización siempre dependerá de las condiciones adecuadas de temperatura, humedad y presión en un determinado espacio. Estas condiciones suponen un impacto directo en la buena salud de las personas que habitan en estos entornos. Cuando se habla de climatización se hace referencia tanto a la calefacción en invierno como al aire acondicionado en verano.

La climatización es algo que se viene buscando en todas las culturas desde hace años, en Egipto muchos siglos atrás a través del agua intentaban conseguir que sus espacios fuesen climatizados. Así, la civilización egipcia colocaba alfombras previamente humedecidas con agua a las entradas de las casas buscando reducir la sequedad interior, por medio del vapor que desprendía el agua al entrar en contacto con los rayos solares.

Poco después, otras civilizaciones como la romana perseguían el mismo objetivo de tener un hábitat agradablemente climatizado. Para ello diseñaron una red de acueductos que tenían la función de hacer circular el agua a través de las casas.

Es de gran importancia para nuestra salud una óptima climatización, ya que estar expuestos a cambios bruscos de temperatura puede traernos problemas de salud.

Un entorno con parámetros estables de temperatura y humedad tiene un impacto muy positivo en nuestra salud, sobre todo si pasamos muchas horas en esos espacios ya sea el hogar o la oficina. Algunos de los efectos sobre la salud de una buena climatización son:

  • Una adecuada depuración del aire permite que en zonas cerradas se liberen las bacterias o virus que puedan surgir como consecuencia del uso de esos espacios. Por tanto, el ambiente que respiramos en estas zonas estará más limpio.
  • En un entorno adecuadamente climatizado notaremos que hay una reducción de los niveles de cansancio y fatiga, se reducen los dolores de cabeza y los resfriados.
  • Si estás habitualmente en un entorno limpio y con una temperatura adecuada podrás reducir los niveles de estrés que pueden producirse debido a una deshidratación.
  • El descanso por las noches es más profundo y relajado si la temperatura de tu habitación es la adecuada.
  • Tiene un efecto muy positivo en la reducción de alergias y en la irritación de las mucosas y ojos.